Las formas de tratamiento: el voseo y el ustedeo

Las formas de tratamiento son variantes pronominales que se utilizan para dirigirse al receptor según la relación que existe entre los interlocutores. Se añaden los grupos nominales de trato cortés (don Manuel) o cuando el receptor pertenece a una jerarquía social más elevada (Su Majestad). En el presente trabajo atenderemos a dos fenómenos: el voseo y del ustedeo, concernientes a las formas de tratamiento que se plasman en el mundo hispánico.

El voseo:

Dejando a un lado el voseo reverencial que se emplea a grados y títulos, se denomina “voseo” al uso del pronombre vos para dirigirse al interlocutor, en contraposición con el voseo reverencial, corresponde al grado de acercamiento. El fenómeno es propio de los países americanos, es realmente muy complejo ya que alcanza mucha diversidad de variación en su uso y en su aceptación. Dicho esto, el voseo tiene un alcance sintáctico significativo. Por una parte afecta a las formas pronominales de segunda persona singular y plural. Es lo que se denomina normativamente voseo pronominal”. Pese a que el Diccionario panhispánico de dudas define que se trata de la sustitución del y ti por el vos, no acaba de definir del todo los cambios que atañen a los pronombres, puesto que se pueden distinguir, al menos, dos  modalidades de uso en cuanto a la combinación pronominal: la primera consiste en la alternancia del voseo y tuteo pero con diferentes funcionamientos, es decir, dentro de esta primera clase subyacen dos variantes: por una  parte se emplean  “dos formas para el singular, una de confianza, vos o tú, y otra formal, usted, y una sola forma para el plural, ustedes, ya sea de confianza como de formalidad.[1]” En este primer caso se encuentra una alternancia entre el voseo y tuteo en un mismo grado de familiaridad. En cuanto a su condición sociolingüística varía según la región, pero por lo general, el tuteo se considera la forma más prestigiosa, mientras que el voseo

“como forma popular o rural en Bolivia, norte y sur del Perú, el Ecuador, pequeñas zonas de los Andes venezolanos, gran parte de Colombia, Panamá y la franja oriental de Cuba; coexisten el tuteo como tratamiento de formalidad intermedia y el voseo como tratamiento familiar en Chile, en el estado venezolano de Zulia, en la costa pacífica colombiana, en Centroamérica y en los estados mexicanos de Tabasco y Chiapas;” DPD

Veamos algunos ejemplos en (1), extraídos del CREA, en 1.1 y 1.2 corresponden a usos cultos y en 1.3 a un uso más popular.

  • Yo creo que en esta novela sí se puede dar algo de lo que me dijiste, o sea, un poco más se nota un poco más el aspecto político.[2]
  • Pero  me dijiste que es mejor que deje a Ignacio si ya no lo quiero.[3]
  • No sé si te acuerdasvos de ella. Me acuerdo que era la más bonita de todas.[4]

Por otra parte, se encuentra el empleo de “tres formas para el singular, una de intimidad, vos[5], otra de confianza, [6], y una tercera de formalidad, usted, en cambio para el plural existe una sola forma, ustedes.[7]” Esta distinción tripartita para el singular se encuentra en las capas medias de la población uruguaya y chilena, el pronominal es menos aceptado en la norma culta. Se puede observar en los ejemplos de (2), en 2.1 el uso es íntimo, 2.2 y 2.3 el uso es de confianza:

  • Perovos decías que te gustaría un hombre familiero y que le gusten los niños[8]
  • El profesorGonzalo Barreiro quien tuvo que preparar al plantel para jugar enveintiséis días nueve finales incluyendo dos viajes al exterior por la Super Copa. No hay que hablar, es que  sabes muy bien las expectativas que tenemos, con Gregorio y, bueno, con todos los muchachos.[9]
  • La sicóloga Perla Sanhueza ejemplifica señalando que”si tus padres vivieron problemas de infidelidad, es probable que tú también tengas ese temor y que estés constantemente vigilando cómo se comporta tu pareja. Eso es perjudicial y la gente no se da cuenta”.[10]

En cuanto a la segunda modalidad pronominal “se trata de un sistema con dos formas para el singular, una de confianza, vos, y otra formal, usted, para el plural existe una única forma, ustedes.[11]” Se encuentra en Argentina, Nicaragua, Guatemala y Paraguay. En el caso de Costa Rica, vos es la única forma usada y el uso de indica procedencia extranjera, afectación, pretenciosidad o pedantería, aunque se prestigia, según el DPD, el “tuteo en la expresión escrita”, ello no es del todo cierto, el voseo también se extiende en textos aceptados socialmente, como por ejemplo en la prensa (4):

  1. comovos, 180 jóvenes del tercer ciclo de enseñanza media, y 80 profesores de todo el territorio costarricense, se darán cita desde hoy y hasta el sábado, en el II Encuentro Nacional de talento joven en informática educativa.[12]

Cabe mencionar que el uso pronominal del voseo en el territorio argentino y en especial en la región bonaerense muestra un uso peculiar que lo separa de la mayor parte de las naciones hispanoamericanas, su empleo es más generalizado y, desde la perspectiva normativa, goza de total aceptación en la norma culta, “tanto en la lengua escrita como en la oral, y ha sido explícitamente reconocido como legítimo por la Academia Argentina de Letras.[13]” Como por ejemplo (5) esta carta dirigida por el presidente Carlos Menem a su adversario político Eduardo Angeloz, afirmaba:

  1. “Siempre creí, vos, lo sabés, muy bien, que los argentinos debemos clausurar el debate arcaico de aquellos temas que nos separan… Te envío un fraternal abrazo.[14]

Tal como se ha visto el voseo afecta a las formas pronominales, pero también tiene un alcance a los morfemas flexivos del verbo, esto es “voseo verbal”. Posee una cierta complejidad bien por las distintas combinaciones en el tiempo verbal bien por las desinencias flexivas de los verbos varían por condiciones dialectales y sociales, y no todas las formas son aceptadas en la norma culta. Según la Nueva Gramática de la Lengua Española establece tres modalidades: una primera, voseo flexivo no pronominal, es decir, el voseo se encuentra únicamente en las desinencias verbales y se combina con el pronombre tuteante: “No, no podés haberte ido con ellos[15]”; una segunda, un voseo flexivo pronominal, en que el voseo es completo, tanto en la forma pronominal como en las desinencia verbal: “Vos no podés entregarles los papeles antes de setenta y dos horas[16]”; y una tercera modalidad, voseo no reflexivo, la cual emplea el pronombre vos pero con desinencias verbales relativas al tuteo: “Vos tienes la culpa para hacerte tratar mal[17]. Dicho esto, por su complejidad paradigmática y aceptación o rechazo social y normativa, presentaremos algunas consideraciones sobre la flexión voseante alternando las dos perspectivas: la prescriptiva y la descriptiva.

Se aceptan las formas diptongadas en el presente de indicativo: cantás, comés, vivís. Su uso se presenta en la mayoría de los hablantes cultos hispanoamericanos: Centroamérica, Argentina, Uruguay, zona andina de Colombia, norte y este de Bolivia[18]. En Chile se aspira o se elimina la –s de las formas diptongadas (cantáis, coméis) dando usos como cantái o coméi, los cuales no gozan de aceptación en la norma culta. De todas formas, el caso de Chile, el voseo normativo se limita a situaciones de tipo familiar, pero se prefiere el tuteo en contextos formales. Dicho esto, el criterio que sigue la Academia para considerar aceptado es el uso extendido en la lengua oral y escrita culta, coincide con la estimación de todas las capas sociales. Si ponemos por ejemplo al país Argentino, se utiliza el paradigma mencionado más arriba en la región bonaerense, el litoral y el nordeste, sin embargo, en el resto del país, que constituye la región central-cuyana-noroeste, se dice vos comís, y formas como vos cantáis, vos coméis, vos sois, en hablantes no urbanos[19], propio del habla rural de esta zona. Actualmente, el habla estándar Argentino está muy regularizado, en los últimos casos, no se aceptan las terminaciones acabadas en –ís, pues se consideran vulgares.

En cuanto a las formas de imperativo, la norma establece, de forma general, que sus formas son cantá, comé, viví, debido a la pérdida -d final de las formas tuteantes deben ser acentuadas según las normas general de acentuación, incluso cuando se incrusta un clítico: Compenetrate en Beethoven, imaginátelo. Imaginate su melena.[20] Su utilidad se presenta en la mayoría de las regiones americanas, incluso en aquellos países que coexisten con las formas tuteantes flexivas (Bolivia, zona andina de Venezuela, Panamá, Argentina, etc.). En el polo opuesto, Chile, estas formas imperativas se consideran de escasa formación y se encuentra en el ámbito rural. Cabe mencionar que en la Argentina, alternan tuteo y voseo flexivos en los imperativos negativos, se opta por el primero si es cortés, No me esperes[21], y se elige el segundo si es una orden o un consejo, No me esperés, No te preocupés[22].

Para el pretérito indefinido de las zonas plenamente voseantes, se prestigia el uso de caminaste, y se rechaza la forma caminastes como vulgar, añadiendo una –s. Existen casos en que se conserva esta –s final pero se pierda la –s- intermedia, como volates, perdites, camintes, encontrados en la Colombia o en la zona andina de Venezuela.

Tal como se ha observado, no todos los países aceptan la flexión voseante, en el caso de Panamá “es inminentemente rural y su empleo resta prestigio social”[23], México, Perú, Bolivia, América Ecuatorial y las Antillas es un “indicador de escasa formación”[24].

Por último, la combinación del voseo pronominal y verbal con el pronombre átono y  posesivos en singular se emplean las formas del tuteo te, tu, tuyo, como en los ejemplos de (6):

6.1 Vos te acostaste con el tuerto[25]

6.2 Lugar que odio […] como te odio a vos[26]

6.3 No cerrés tus ojos[27]

El ustedeo. Usted frente a tú/vos:

Dejando a un lado el uso de usted de respeto o reverencial y el mismo valor de vosotros, trataremos el usted equivalente a o vos, es lo que se denominaremos ustedeo, es decir, corresponde a la segunda persona del singular y se utiliza en situaciones de confianza, entre amigos, novios, cónyuges, etc. Se extiende por Centroamérica y adquiere un comentario especial en los países de Costa Rica y Colombia.

En el primero se utiliza tanto en situaciones formales como informales, no obstante, alcanza una complejidad considerable ya que coexiste con los pronombres y vos. Los siguientes ejemplos de (7) son de situaciones informales, incluso familiar de la misma hablante costarriqueña:

  • En Guadalajarausted no ve gente acholada, indiaca, no, no. Es gente blanca de tipo francés, lindas las muchachas, los muchachos guapos.[28]
  • […] me llama un sobrino mío que trabajaen el juzgado y me dice: “Mirá, vos que estás ahí sin ejercer, hay que hacer un una inventario y evalúa evalúo de todo lo de la farmacia.”[29]

En el segundo caso, Colombia, el ustedeo tiene un uso más general, paralelo con el en situaciones de confianza pero no intimidad, es decir en una posición intermedia entre intimidad y distancia. No obstante, tanto Costa Rica como Colombia son los que más emplean el uso de usted de cercanía.

Venezuela es otra de las zonas que presenta el uso de usted en situaciones familiares, aunque, actualmente, está ganando terreno el entre la clase alta y entre los jóvenes[30]. Otras zonas como Chile o Argentina se aplican en situaciones cariñosas, sobre todo dirigido a los más pequeños[31]. Este tratamiento es especial y paradójico, ya que no tiene en cuenta la distancia de los interlocutores ni la jerarquía social. Yolanda Solé considera que “pudiera pensarse que este tratamiento ultraafectivo de usted constituye un intento de hacerlas soportables poniendo una lejanía emocional momentánea.”[32]

Como se ha observado, este uso pronominal viene dado por variaciones socio-culturales y de orígenes regionales diversos, principalmente Centroamericano. En ocasiones, aparece condicionado por el sexo de los interlocutores, tal como demostró Bartens[33] en un estudio del pronombre tomando muestras de los hablantes universitarios de Bogotá. Observó que los hombres ustedean a otros hombres, mientras que tutean a las mujeres, aunque podían utilizar el usted para crear una situación de cercanía, ocurre lo contrario con las mujeres. Desde la prescripción, se puede encontrar alguna línea sobre el tratamiento del ustedeo, sin embargo deja claro que la forma aceptada del pronombre usted en singular es la que se da en situaciones formales y, por ende, implica cortesía y distanciamiento (8.1), también forma parte de la norma culta el pronombre equivalente a vosotros, tanto en la formalidad (8.2) como la informalidad (8.3), aquí los ejemplos ilustrados:

  • Usted escriba su reclamación en un papel[34],
  • Quiero hacerles un presente, expresión de nuestro cariño y simpatía por ustedes[35]
  • A ver, niños, ¿a ustedes les gustan los dulces?[36]

Siguiendo los criterios que se han tenido en cuenta para aceptar los diversos usos, considero que no se puede negar el uso extendido del pronombre ustedes de confianza, utilizado, incluso, por los hablantes cultos de los países que presentan el fenómeno. La lengua está en constante evolución y este tipo de desplazamiento del uso formal al informar es un ejemplo de ello.


[1]Bosque, Ignacio y Violeta Demonte (dirs.), “Sistemas pronominales de tratamiento usados en el mundo hispánico”, en Gramática descriptiva de la lengua española, Madrid, Espasa-Calpe, pp. 1399-1426, 1999

[2]Mujer de 26 años. Profesora de Literatura, transcripción oral, FORMALIDAD=baja, AUDIENCIA=interlocutor, CANAL=cara a cara, Chile, Real Academia Española: Banco de datos (CREA) [en línea]. Corpus de referencia del español actual.

[3]Bayly, Jaime, La mujer de mi hermano, Planeta (Barcelona), ídem.

[4]Mujer de 53 años. Ama de casa con estudios secundarios, transcripción oral, FORMALIDAD=baja, AUDIENCIA=interlocutor, CANAL=cara a cara, Bolivia, ídem.

[5] Se emplea para los tratamientos más íntimos: entre esposos, hermanos y amigos íntimos.

[6]Cuando existe una relativa confianza, pero no intimidad, entre conocidos, compañeros de trabajo, profesores y estudiantes.

[7]Bosque, Ignacio y Violeta Demonte (dirs.), “Sistemas pronominales de tratamiento usados en el mundo hispánico”, en Gramática descriptiva de la lengua española, Madrid, Espasa-Calpe, pp. 1399-1426, 1999

[8][intervención en un diálogo entre amigos] Prensa, Guambia. Suplemento de Humor del diario Últimas Noticias, Segunda Época, nº 453, 27/03/2004, Antonio Dabazies, Uruguay (Montevideo), 2004, ídem.

[9][Retransmisiones deportivas, el alumno opina sobre su entrenador.] Oral, Peñarol, contra Huracán, Sonidos Manya, Uruguay, ídem.

[10][entre profesionales] PRENSA, Umbral2000. Por una educación para un mundo nuevo, nº 7, 09/2001, Santiago de Chile), 2001, ídem.

[11]Bosque, Ignacio y Violeta Demonte (dirs.), “Sistemas pronominales de tratamiento usados en el mundo hispánico”, en Gramática descriptiva de la lengua española, Madrid, Espasa-Calpe, pp. 1399-1426, 1999

[12]Prensa, La Nación, 27/11/1996 : Talentos al encuentro, Costa Rica (San José), 1996

[13]“Este uso incluye los registros orales más cuidados, tales como los empleados en cine, radio y televisión; y en el uso en actos oficiales. Lo mismo ocurre en la lengua escrita, en la publicidad; en traducciones de obras de teatro, de artículos de revistas; en entrevistas periodísticas o literarias; en el empleo en la enseñanza.” Gramática descriptiva de la lengua española, Madrid, Espasa-Calpe, pp. 1399-1426, 1999

[14]Extraído de Gramática descriptiva de la lengua española, Madrid, Espasa-Calpe, pp. 1399-1426, 1999

[15]Extraído del DPD, Plaza Cerrazón, Uruguay, 1980.

[16]Extraído del DPD, Martínez Vuelo Argentina, 2002

[17]Extraído del DPD, Tiempos, Bolivia, 1997

[18]Miguel Calderón Campos, “Formas de tratamiento”, en La lengua española en América: normas y usos actuales Formas de tratamiento, Universidad de Valencia, http//www.uv.es/aleza/esp.am.pdf, 2010, p.228

[19]Dato extraído de Gramática descriptiva de la lengua española, Madrid, Espasa-Calpa, pp. 1399-1426, 1999

[20]Extraído de DPD, Rovner Concierto, Argentina, 1981

[21]Real Academia Española, “El pronombre personal. La correferencia. Las formas de tratamiento”, Nueva gramática de la lengua española 2010, Madrid, ESPASA-Calpe, 2009-2010, 16.7.2c, p. 325

[22] Ídem.

[23] Ídem.

[24] Real Academia Española, Diccionario panhispánica de dudas, Madrid, Santilla, 2005

[25]DPD, Gené Ulf, Argentina, 1988

[26] DPD, Rossi María, Costa Rica 1985

[27] DPD, Flores Siguamonta, Guatemala, 1993

[28]Mujer de 49 años. Farmacéutica. Oral. FORMALIDAD=baja, AUDIENCIA=interlocutor, CANAL=cara a cara. Costa Rica. Ídem.

[29]Mujer de 49 años. Farmacéutica. Oral. FORMALIDAD=baja, AUDIENCIA=interlocutor, CANAL=cara a cara. Costa Rica. Ídem.

[30] Cit. en Miguel Calderón Campos, “Formas de tratamiento”, en La lengua española en América: normas y usos actuales Formas de tratamiento, Universidad de Valencia, 2010, cit. de Álvarez Muro y Freites Barros ( 2010:331-335)

[31] Cit. en Miguel Calderón Campos, “Formas de tratamiento”, en La lengua española en América: normas y usos actuales Formas de tratamiento, Universidad de Valencia, 2010, cit. de Kany (1969:123)

[32] Yolanda R. Solé, “Correlaciones socio-culturales del uso de tu/vos y usted en la Argentina, Perú y Puerto Rico”, Thesaurus Boletín del Instituto Caro y Cuervo, Tom. XXV, Nª 2, mayo-agosto 1970, Recuperado desde http://cvc.cervantes.es/lengua/thesaurus/pdf/25/TH_25_002_001_1.pdf

[33] Cit. en Miguel Calderón Campos, “Formas de tratamiento”, en La lengua española en América: normas y usos actuales Formas de tratamiento, Universidad de Valencia, 2010, cit. de Bartens (2004)

[34]DPD, Leñero Mudanza, México, 1979

[35]DPD, Aguilera Pelota, Ecuador, 1988

[36]DPD, Maldonado Latifundios, Colombia, 1975

 

 

 

Bibliografía consultada:

Bosque, Ignacio y Violeta Demonte (dirs.), “Sistemas pronominales de tratamiento usados en el mundo hispánico”, en Gramática descriptiva de la lengua española, Madrid, Espasa-Calpe, 1999, pp. 1399-1426

Francisco Moreno Fernández, Qué español enseñar, Madrid: Arco Libros, 200, pp.35-89

Miguel Calderón Campos, “Formas de tratamiento”, en La lengua española en América: normas y usos actuales Formas de tratamiento, Universidad de Valencia, http//www.uv.es/aleza/esp.am.pdf, 2010, pp. 225-235

Real Academia Española, Banco de datos (CREA), Corpus de referencia del español actual. http://www.rae.es, 2008

Real Academia Española, Diccionario panhispánico de dudas, Madrid, Santillana, 2005

Real Academia Española, Gramática descriptiva de la lengua española, Madrid, Espasa-Calpe, 1999, pp. 1399-1426

Yolanda R. Solé, “Correlaciones socio-culturales del uso de tu/vos y usted en la Argentina, Perú y Puerto Rico”, Thesaurus Boletín del Instituto Caro y Cuervo, Tom. XXV, Nª 2, mayo-agosto 1970, Recuperado desde http://cvc.cervantes.es/lengua/thesaurus/pdf/25/TH_25_002_001_1.pdf

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s